top of page

Telas de exterior, tus mejores aliadas para decorar




Con la llegada de el buen tiempo es el momento de decorar nuestras terrazas y balcones para darles una nueva vida. Gracias a las telas para exterior conseguimos que los espacios sean más acogedores. Y es que los textiles son un elemento imprescindible en nuestros hogares, ya sea dentro de ellos como en el exterior. Por eso, saber elegirlos es muy importante, sobre todo si los queremos para la terraza o el jardín, ya que además del diseño hay que tener en cuenta la resistencia y el mantenimiento.


A la hora de elegir telas para exterior hay que prestar atención a las propiedades de sus materiales.  Deben estar preparadas para aguantar la acción directa de los rayos del sol, de esta manera no perderán el color en poco tiempo y tengan un aspecto estropeado y feo. También tienen que resistir a la humedad, sobre todo si no están a cubierto o se van a disfrutar en los muebles situados al lado de la piscina.





Por último, aunque no menos importante, es conveniente que este tipo de telas estén tratadas para no deteriorarse con el cloro de la piscina o el agua del mar y también que sean fáciles de limpiar.


La clave es renunciar a las telas delicadas, porque, aunque a nivel decorativo queden bien, puede que no aguanten bien durante mucho tiempo. Por eso, la recomendación es escoger telas para exterior resistentes y bonitas al mismo tiempo.


Lonetas de algodón y lino. Si lo que buscas son tejidos naturales, esta es la mejor opción, porque además son resistentes y duraderas. Elígelas para el porche o para terrazas cubiertas, ya que no están preparadas para soportar la humedad y podrían generar moho. Su punto fuerte es, sin duda, la apariencia natural y su tacto agradable. Un consejo: opta por lonetas previamente tratadas con tratamientos hidrófugos para que sean impermeables.






Poliéster con alta resistencia UV. Las telas que se confeccionan a partir de fibras sintéticas de poliéster son muy adecuadas para su uso en exteriores. Presentan una alta resistencia a las radiaciones solares, por lo que no se decoloran. Elígelas para toldos y sombrillas, y las tendrás perfectas durante mucho tiempo. Además, la humedad no les afecta ni tampoco el moho. El problema que presentan es, sobre todo, estético, ya que su apariencia y textura no es muy natural, aunque cada vez se diseñan textiles sintéticos más decorativos.





Acrílicos teñidos en masa. Son perfectos para tapizar muebles de exterior, ya que no se desgastan a la intemperie. Las fibras acrílicas se tiñen antes de ser tejidas para confeccionar las telas y por eso resisten bien una exposición total y continua al sol, sin perder color con el paso del tiempo. Además, imitan con fidelidad el aspecto y el tacto de los tejidos naturales. Úsalas también para cojines y almohadones.





Vinilos. Las telas vinílicas son una gran alternativa para exterior, ya que pueden exponerse sin problemas al sol, al agua y al ataque de los hongos sin que se altere su apariencia en lo más mínimo. Se limpian fácilmente, por lo que te durarán mucho tiempo en perfecto estado. ¿El inconveniente? No transpiran y tienen un tacto poco natural, como de plástico.






 Me gustaría acabar esta entrada con una frase que me gusta mucho de Henry James.


"Tarde de verano; para mí estas han sido siempre las dos palabras

más hermosas en mi lengua"






Susana Ibáñez Martín

10 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page